HONDA DREAM 750CC  RÉPLICA

De celebración están en las instalaciones de Guzzi Motobox después de terminar uno de sus últimos proyectos.

Hace aproximadamente 1 año Alfons  Alcolea les apareció en el taller con una simple foto tamaño A4 en blanco y negro. Sus palabras fueron simples y claras. –PODÉIS REPLICARME ESTA MOTO? Hoy ya es una realidad que pasara a formar filas en su colección particular.

Para los que os gusta la historia la HONDA DREAM es una moto que fabrico Honda en los años 70 pero que nunca se llevó a producción en los modelos grandes. Según podemos saber se fabricaron 2 unidades de cilindrada grande,  una 750cc y una 1000cc. Sí que es verdad que se llevaron a producción cilindradas pequeñas como la 50cc, la 125cc y la 350cc, pero nunca las “gordas”. En el año 2012  Alfons visitó la feria de constructores en Lyon, fue allí donde en el stand de Honda pudo contemplar por primera vez su sueño, desde aquel momento tuvo claro que tarde o temprano seria suya.

Los chicos de GMB99 pidieron unas semanas para estudiar el proyecto, no era fácil encontrar una moto donante que se ajustara a las especificaciones y que estuviera en unas condiciones aceptables, pero según nos cuentan entre bastidores, desde el primer momento que vieron la foto de la DREAM ya sentían que el proyecto era suyo, que había que construir semejante belleza.

Después de barrer media Europa en busca del modelo ideal consiguieron encontrar una Honda CB750 del 74” con llantas de radios en el país bávaro. Cuando al fin llego las moto a las instalaciones empezó lo más divertido; MEDIR-CORTAR-CALCULAR-SOLDAR-DISCUTIR-INVENTAR… y vuelta a empezar. Muchas fueron las partes modificadas, pero destacamos algunas mejoras como el propulsor, donde se instaló una batería de carburadores Mikuni CR de 30mm, un escape 4 en 1 cromado simulando la Dream autentica y por supuesto en una moto de este calibre se rehizo todo el motor para su perfecto funcionamiento.

Según nos cuentan, uno de los mayores dolores de cabeza fue reubicar el depósito de aceite. Recordad que es un motor con cárter seco y de origen lleva instalado un depósito de aceite en un lateral. Pues había que reubicarlo en el centro de la moto para que no se viese y mantener la capacidad de aceite con el problema añadido de recolocar tuberías.

En la parte ciclo se hizo un gran trabajo, en lo que a las ruedas se refiere se partió de un modelo con llantas de radios para poder aprovechar los buges de las mismas y radiar unos aros nuevos de la firma MORAD. Se pasaron de las originales llantas de 19” a una 4,25×18” y 2,5×18”. Con este cambio le dieron un carácter más deportivo y un acceso a una gama de neumáticos más amplia.

Para los amortiguadores traseros se confió en la marca Sueca OHLINS, pero con una estética clásica con muelle cromado como mandaban las fotos originales. Se fabricaron a medida para este modelo y son de extrema belleza y calidad.

En la carrocería lo tenían bastante claro, había que calcar la foto inicial. Se buscaron fibras similares para tener un punto de partida y a partir de allí se modificaron para ajustarse a lo necesario. El resultado es perfecto, si os fijáis en los detalles del colín monoplaza forrado en piel, imita las mismas costuras y remaches que la Dream original. Como siempre la pintura fue a parar a manos del incombustible Jerry, siempre lee a la perfección lo que buscan en GMB99.

Podríamos seguir con más detalles pero eso significaría robar espacio a las fotos y nos limitaremos a nombrar ciertas partes destacables como la restauración de los mandos originales, el kit de estribos Tarozzi, el piloto trasero, las trompetas de los carburadores fabricadas en impresión 3D…..

Una vez en su hábitat natural la Dream sorprende por su gran agilidad y su confortable posición de conducción. El debut de la moto a manos de Alfons fue nada más y nada menos que en el sinuoso puerto de montaña de TORTOSA/BECEITE, una carretera que se eleva a más de 1400 metros de altitud y donde puedes poner a prueba chasis, motor y frenos.

Afons quedo gratamente sorprendido por la agilidad de la moto entrando y en el interior de la curva, según nos cuenta es un gran acierto haber pasado a llantas de 18”.

Finalmente llego el día que no gusta a los chicos de Guzzi motobox, entregar la moto a su propietario. Cuando construyes algo único, algo que te llega al alma, siempre se va un poco de ti con la moto. Pero esta vez fue algo distinto, cuando el propietario vino a recoger la moto se presentó con otra fotografía en la mano, esta vez se trata de una Norton Comando 750c………TO BE CONTINUED.