Norton 750 Montjuïc Cafe Racer

Norton 750 Montjuïc Cafe Racer

NORTON 750 MONTJUÏC CAFE RACER

Era una mañana lluviosa de Febrero, una de estas mañanas típicas Inglesas que te levantas con el humor como el tiempo, un poco nublado. Llegas al taller con el pretexto de seguir en el proyecto del día anterior.  Mientras degustaba el tercer Té del día, entró Alfóns por la puerta como salido de un libro de Dickens, chaqueta de tweed a cuadros y zapatos en los que se reflejaban los primeros rayos de sol, le preparé un Té de Darjeeling y a medida que las palabras salían de su boca en forma de ideas, en la cabeza del staff ya se proyectaba una clara imagen de lo que venía buscando.

Alfons tenía muy claro lo que quería, se partiría de una Norton comando con 2 premisas claras; clásico y racing. Durante las conversaciones se fue madurando lo que sería una autentica moto de carreras de los 70. Ya se habló desde un principio de enormes tambores de freno con un montón de levas y rejillas de ventilación como las de una mina de carbón de Birmingham, carrocería en aluminio, bastidor con cotas de carreras, estriberas para hombres, semimanillares de los que te hacen poner la barbilla en el tapón de gasolina, un sinfin de vibraciones que harían rico a tu fisioterapeuta y otros detalles capaces de conseguir que la ames o la aborrezcas, una autentica Bitch Bike.

Esta moto conlleva muchísimas horas y amplios son los detalles en los que uno se puede fijar pero a grandes rasgos nos recreamos en los siguiente:

Parte ciclo. En la parte delantera se monta una llanta de radios 2.5”x18” con un potente tambor Menani racing de magnesio, diámetro 250mm y 4 zapatas. En la parte trasera llanta de radios de 2.75”x18” con tambor de 180mm de diámetro.

Bastidor.  Modificación del offset para dotar a la moto de una mayor manejabilidad sobretodo en carreteras viradas, modificación de la parte trasera del bastidor para albergar el depósito de aceite de tal manera que pase inadvertido y así poder pasar el sistema de escape por el interior del mismo. También se modifican los anclajes de los nuevos ohlins para variar su geometría.

Motor y periféricos. Reconstrucción total del motor rectificando y montando nuevos pistones para recuperar el empuje perdido durante los años. Instalación de un kit de arranque de Colorado Norton Works (CNW). Sistema de escape inox hand made by GMB99 que le da a la moto una planta inigualable. Carburadores de compuerta plana Keihin FCR35. Encendido electrónico con bobina doble. Embrague especial en seco.

Carrocería y periféricos. Para el look que se estaba buscando no se dudó ni un segundo en optar por el aluminio, le da ese toque clásico y racing. Tanto el depósito como el colín son hand made. Asiento en piel natural para combinar con el aluminio, un elemento natural y vivo que envejecerá con la moto encontrando su color natural y la pátina que sólo dan los años. El sistema de estribos es de fabricación propia y se puede ver el mecanizado Norton Montjuic, así la ha denominado su propietario, haciendo un tributo a la mítica carrera de Barcelona donde las veía correr.

Para un proyecto de tal envergadura el staff de GMB99 pensaba en entregarla a su propietario a lo grande. Se buscaba encajar el momento y el lugar para que  fuese recordado. Quizás lograron llevar a cabo una de las entregas más bonitas jamás contada, Esta hija de la Gran Bretaña, necesitaba un clima asqueroso y un entorno único.

¿Hay algún sitio más emblemático que la Isla de Man para entregar la Norton?

Ya teníamos el sitio, el día D sería el Tourist Trophy Classic de 2018 y la hora H cuando cierran los Pubs por la tarde más o menos. Que mejor regalo para su propietario entregarle la moto en el país de construcción  y más concretamente en la Isla de man, donde Norton dispone de 94 victorias siendo la 4ª marca con más triumfos.

Esto fue muy fácil de decir, pero os aseguro que es más sencillo embarcar 200 monos en estado de embriaguez en una Nissan Vanette que la excursión de Guzzi Motobox a las Británicas Islas. Se montó todo el circo para llevar la Norton en el furgón de carreras del equipo, como se hacía antaño, 1300 km de volante hasta Caen en Bretaña o Normadía (Vamos, Norte de Francia, para entendernos), desde allí Ferry hasta Portsmouth, otros 500 km de furgón hasta Heysham y por fin el ultimo Ferry hasta Douglas.

increíblemente, en la cuna del motociclismo, la Norton era objeto de miradas y deseo por donde fuera que pasara, al aparcarla se formaban corrillos de auténticos especialistas, lo que subió nuestro ego hasta la última planta del Big Ben. Alfons recorrió Man con su Norton de cabo a rabo, nosecuantos giros completos a la Isla y más de 300 km en total fueron más que un gran estreno hasta que le dijimos que parara que había que cenar. Su cara durante los días en Man, nuestra mejor recompensa.

Todo lo vivido en la Isla me va a acompañar durante toda mi vida, felicitaciones por parte de la gente (congratulations), reencuentros con pilotos que lucharon con Manel Sr. y Manel Jr. en distintos circuitos Europeos, etc, etc, me quedo con una anécdota que nos dice mucho de lo que siente un anglosajón por su país. La policía paro a Manel y a Alfons el mismo día en distintos sitios del trazado de Man. Manel conducía la Honda 750 dream y Alfons su flamante Norton. El argumento; exceso de velocidad. A Manel le cayeron 120 libras y a Alfons felicitaciones por su montura y una invitación a una taza de té. Ahí lo dejo.