YAMAHA RD350

YAMAHA RD350

Rápida, llena de personalidad, divertida…

Grata sorpresa fue la que me llevé el primer día que la saqué a la calle. Incluso después de casi 45 años sigue levantando las mismas pasiones que levantó el día que salió al mercado. Muchos y Buenos fueron  los calificativos que le otorgaron en su día: rápida, llena de personalidad, divertida, en definitiva era un sobresaliente de los pesos medios de los 70.

El motor twin paralelo de 350cc y 2 tiempos refrigerado por aire recibía por primera vez en este modelo un paquete de laminas para regular la admisión así como también el sistema de mezcla de aceite automatico Autolube, novedad en las 2T.

La RD 350 se desarrollo a partir de la YR5

RD es el acrónimo de Race Development (desarrollada en competición) y fue desarrollada despues de recoger experiencia durante varios años en carreras a todos los niveles. A diferencia de las TZ que tenían refrigeración liquida, las bicilindricas de carretera de Yamaha estaban refrigeradas por aire. La RD 350 se desarrollo a partir de la YR5, que se presento en 1970 y su diseño procedía del primer modelo 347cc de la marca de los diapasones, la YR1.

Sistema Torque Induction

Las principales innovaciones de la RD350 fueron el sistema de admisión por laminas “torque induction”, caja de 6 velocidades y disco de freno delantero en vez del tambor de doble leva. Las cajas de laminas colocadas en cada uno de los mikunis de 28mm mejoran la eficiencia de admisión al evitar el retroceso de la mezcla en el trayecto de admisión, otorgando a la RD una potencia extra a alto régimen y una conducción mas limpia a bajas rpm. Con todo ello declara unos 35cv a unas 7500rpm.

Respecto al bastidor es muy similar a su predecesora la YR5 y consiste en un bastidor de doble cuna en tubo de acero redondo.

En cuanto al modelo de las fotos, son el resultado del trabajo que han echo los chicos de GMB99 para satisfacer las exigencias de su dueño. Les pidieron mantener su estética y su espíritu perk actualizando algunos detalles y resaltando sus virtudes.

A simple vista podemos ver que resaltan los escapes, la decoración de pintura y el asiento tipo colín. Pero si nos fijamos en los detalles podemos ver como se ha sustituido el manillar que de origen va anclado encima de las tija por unos semis Tarozzi. También se ha dotado de una bomba de freno de mas rendimiento y se han cuidado detalles como faros, piloto trasero, amortiguación trassera, horquilla i como no el motor, que se ha revitaminado para tener un extra de potencia.

El asiento es una copia de una preparación de la época con el bordado Torque Induction, haciendo referencia a una de las novedades que causo furor en su dia admisión por laminas”.

Capitulo a parte es la pintura, una elección muy acertada que dota de carácter y personalidad a todo el conjunto. La calidad de la pintura solos es equiparables a las mejores motos del planeta, el brillo es tenaz y te puedes ver reflejado en cada una de las piezas, un resultado formidable. La combinacion de los colores causa un efecto imnotizador.

Y para finalizar hay que destacar los Jim Lomas, una obra de arte que solo te cansas de observar cuando pones en marcha a la veterana Yamaha y sobrepasas las 6000 rpm, que es entonces cuando pasas de observar a escuchar, y es que suenan como música para los oídos.